Los tests de diagnóstico consisten en una recogida de una mínima cantidad
de muestra biológica (en nuestro caso de orina) permitiendo obtener
resultados en un intervalo mínimo de tiempo.

Los TDR no conllevan ningún tipo de riesgo, ya que son pruebas fáciles y de
rápida realización.